Publicada la Directiva Europea 2024/1275 relativa a la eficiencia energética de los edificios

Las mejoras en el clima, las mejoras en la sociedad se focalizan, en esta ocasión en el parque inmobiliario de Europa con una ambición de descarbonización de aquí a 2050, así se promulga la Directiva UE 2024/1275 del Parlamento Europeo y del Consejo, 24.04.2024, relativa a la eficiencia energética de los edificios – refundición; DOUE núm. 1275, 8.05.2024 y, siguiendo el Pacto Verde Europeo como conjunto de propuestas de la Comisión Europea para adaptar las políticas de la UE sobre clima, energía, transporte y fiscalidad al objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55 % de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 1990.

La Directiva 2024/1275 es un elemento clave de los esfuerzos en la Unión Europea para abandonar los combustibles fósiles, duplicar la tasa de mejora de la eficiencia energética y triplicar la capacidad de energías renovables de aquí a 2030, tal como se acordó en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático celebrada en Emiratos Árabes Unidos en 2023, COP28.

Es una Directiva ambiciosa para reducir el consumo global de energía de los edificios en toda la UE cuya transposición a los Estados miembros determinará en cada uno de ellos las medidas a adoptar y los edificios a los que estas se aplicarán, impulsa la demanda de tecnologías limpias en Europa y crea empleo, inversión y crecimiento.

Cada Estado miembro adoptará su propia trayectoria nacional para reducir el consumo medio de energía primaria de los edificios residenciales en un 16 % de aquí a 2030 y en un 20-22 % de aquí a 2035. En el caso de los edificios no residenciales, se tendrán que renovar el 16 % de los edificios menos eficientes de aquí a 2030 y el 26 % los edificios menos eficientes de aquí a 2033.

Los Estados miembros tendrán la posibilidad de eximir de estas obligaciones a determinadas categorías de edificios residenciales y no residenciales, incluidos los edificios históricos o las residencias de vacaciones. Apoyará a los ciudadanos en sus esfuerzos por mejorar sus hogares.

Todos los edificios residenciales y no residenciales nuevos deberán tener cero emisiones in situ procedentes de combustibles fósiles: a partir del 1 de enero de 2028 para los edificios de propiedad pública y a partir del 1 de enero de 2030 para todos los demás edificios nuevos, con la posibilidad de exenciones específicas. Contiene nuevas disposiciones para eliminar progresivamente los combustibles fósiles de la calefacción en los edificios e impulsar el despliegue de instalaciones de energía solar, teniendo en cuenta las circunstancias nacionales.

Los Estados miembros también tendrán que garantizar que los nuevos edificios estén preparados para la energía solar.Las subvenciones para la instalación de calderas autónomas alimentadas con combustibles fósiles no estarán permitidas a partir del 1 de enero de 2025. Se impulsará la adopción de la movilidad sostenible gracias a las disposiciones sobre precableado, los puntos de recarga para vehículos eléctricos y las plazas de aparcamiento para bicicletas.

El tema de la calefacción en edificios es singular ante la situación geopolítica existente y los problemas en las cadenas de suministro, para garantizar la descarbonización del sector de la construcción, el Plan del Objetivo Climático de la Unión Europea destaca la necesidad de eliminar gradualmente los combustibles fósiles en la calefacción de aquí a 2040, las emisiones directas del sector de la construcción tendrán que haber disminuido aproximadamente entre un 80 y un 89 %.

Las calderas autónomas alimentadas con combustibles fósiles no podrán optar a ayudas públicas a partir de 2025, en consonancia con las recomendaciones del plan REPowerEU introduce una base jurídica para las prohibiciones nacionales, que permite a los Estados miembros establecer unos requisitos relativos a los generadores de calor en función de las emisiones de gases de efecto invernadero, el tipo de combustible utilizado, o una cantidad mínima de energía renovable en la calefacción supondrán una mejora de la calidad del aire y la salud.

Otro reto es la energía solar en los edificios nuevos con instalaciones solares fotovoltaicas o térmicas en tejados; Los Estados miembros deben garantizar el despliegue de instalaciones solares adecuadas en grandes edificios públicos ya existentes y en edificios no residenciales ya existentes que se sometan a reformas importantes o para los que se requiera un permiso, así como en los nuevos aparcamientos cubiertos para coches.

En cuanto a los certificados de eficiencia energética, herramienta esencial para evaluar la eficiencia de nuestros edificios que beneficia a propietarios de edificios, compradores, arrendatarios, instituciones financieras y las autoridades públicas, tendrá una escala común de la A a la G.

La clase A debe corresponder a los edificios de cero emisiones, mientras que la clase G corresponde al 15 % de los edificios menos eficientes de cada país y los demás edificios del país se distribuyen proporcionalmente entre las clases intermedias.Los planes nacionales de renovación de edificios deben permitir el despliegue de una financiación suficiente a nivel nacional y contribuir a impulsar la inversión privada a escala.

Con más de 100.000 millones euros disponibles de financiación de la Unión Europea para apoyar las renovaciones entre 2023 y 2030, la Comisión también está ayudando a movilizar más financiación necesaria para cubrir los costes iniciales de inversión y ésta financiación procede entre otras fuentes de: Fondos de la política de cohesión, InvestEU, los préstamos del Banco Europeo de Inversiones, el subprograma Transición hacia una Energía Limpia del programa LIFE, Horizonte Europa, el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia gracias.

Unido a el nuevo Fondo Social para el Clima, creado en el marco del Pacto Verde Europeo que movilizará 86.700 millones euros para el período 2026 a 2032, a fin de apoyar a los hogares vulnerables y las microempresas, con las renovaciones energéticas como uno de los dos ámbitos prioritarios, unido al transporte en las medidas estructurales, suponiendo un avance en entornos saludables para el ser humano.

Fuente: Nazareth Romero, Socia de Arbitraje y ADRs de Ovoli Frugoni Romero| Arbitration Litigation. Presidenta de Iberian Chapter EU Branch. *Artículo publicado en El Economista

Loading

¿Qué te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 1 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, no hay votos. ¡Sé el primero en puntuar este contenido!

Compartir esta noticia

LO ÚLTIMO EN APIEM