Lunes, 20 de Mayo, 2019

AEFYT pide el refuerzo de los controles aduaneros para frenar el tráfico ilegal de gases refrigerantes

El tráfico ilegal de gases refrigerantes supone un serio perjuicio medioambiental y económico para la sociedad en su conjunto. Mientras que para las empresas del sector es un lastre que frena la innovación y el cambio tecnológico en las que están inmersas en busca de la máxima eficiencia energética y la reducción de emisiones de las instalaciones frigoríficas. Cabe recordar que las mismas aseguran el confort de los ciudadanos, la seguridad alimentaria y muchos procesos industriales. AEFYT (Asociación de Empresas de Frío y sus Tecnologías) contribuye a la lucha contra el tráfico ilegal de gases refrigerantes con la notificación de las denuncias de malas prácticas que recibe a través de su Observatorio del Sector.

Las dimensiones del problema no dejan de crecer desde que la Unión Europea aprobó las restricciones a la comercialización y uso de gases refrigerantes de alto PCA (Potencial de Calentamiento Global). El estudio “Puertas abiertas: el floreciente comercio ilegal de hidrofluorocarburos en Europa” de la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA) indica que el tráfico ilegal de este tipo de refrigerantes creció en 2018 en un 16%, lo que supone 16,3 millones de toneladas de CO2-equivalente distribuidos ilegalmente en la Unión Europea.

AEFYT felicita a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo y al SEPRONA de la Guardia Civil por la reciente operación que ha puesto al descubierto la exportación ilegal y la gestión irregular como residuo peligroso de unas 10 toneladas de gas refrigerante R-22 por parte de una empresa ubicada en Valencia, que pretendía exportarlos a Panamá como gases regenerados.
Leer 109 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio