Lunes, 28 de Enero, 2019

José Pérez, delegado general de ECOLUM: “Vender residuos a entidades que no están autorizadas puede y debe ser sancionado por las autoridades competentes”

El pasado 15 de agosto entraba en vigor la nueva RAEE II, una normativa que no es nueva pero que desde esa fecha entra en vigor para una serie de Aparatos Eléctricos y Electrónicos que no estaban afectados anteriormente por la normativa del año 2005, como, por ejemplo, sensores, interruptores, enchufes, relés, conductos precableados o las máquinas rotativas (motores o generadores, entre otros).

José Pérez, delegado general de ECOLUM, indica que una de las novedades fundamentales es además la aclaración que se realiza en relación con las luminarias domésticas. Desaparece cualquier tipo de exclusión y están bajo en nuevo marco normativo, lo que implica que los productores de las mismas fabricantes e importadores), deben responsabilizarse de que estos productos se gestionen de manera adecuada cuando se convierten en residuo.

“Los usuarios finales, ya sean profesionales (en este caso instaladores o empresas de reformas y/o mantenimiento) o particulares, deben gestionar correctamente los RAEE que generen para entregarlos en los puntos de recogida y/o recepción habilitados, o entregarlos a una entidad autorizada para la gestión de RAEE”, indica José Pérez.


El delegado general explica que desde RECYCLIA, de manera previa a la entrada en vigor de esta nueva normativa, “hemos estamos trabajando para tener un conocimiento más amplio de los flujos habituales de recogida de esto residuos, así como el tratamiento que se les debe aplicar”.

“Nuestra percepción refleja que hay una gran concienciación medioambiental del sector y, en general, recibimos respuestas muy positivas en las ferias y eventos en los que participamos y promovemos (EFICAM, MATELEC, ASELEC, por ejemplo), pero nuestra experiencia también nos indica que todavía hay mucho por hacer para aclarar la responsabilidad de todos los actores implicados, así como para que el instalador sea más consciente de que ellos son un actor principal en la cadena del reciclaje, y de la que la importancia que tienen sus decisiones en la recogida selectiva y el correcto reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos”.

Lo primero y fundamental es separar y entregar los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos a través de los canales previstos en la legislación para asegurarse de que se gestionan de manera correcta por entidades autorizadas.

“Al gestionar los residuos a través de los sistemas colectivos bajo el paraguas de Recyclia, como por ejemplo Ecolum o Ecoasimelec, además de asegurarse una gestión correcta del cumplimiento normativo, le ofrecemos el asesoramiento para solicitar la recogida y gestión de los residuos que más se adecúe a su actividad y cubra sus necesidades de la manera más sencilla posible”.

José Pérez quiere ser muy franco sobre la gestión de los residuos y alerta de que “vender” los residuos a entidades que no están autorizadas para la gestión de los mismos es un incumplimiento normativo, y como tal, puede y debe ser sancionado por las autoridades competentes. “La gestión inadecuada de los residuos además de generar problemas medioambientales puede poner en riesgo la salud humana”.

Por lo tanto, pediría a los instaladores que pudieran estar haciendo estas prácticas o pensando en hacerlas que se informen y se asesoren para que, independientemente de que pueda existir una contraprestación económica, la entrega de los residuos sea siempre a través de los canales previstos en la legislación y a través de entidades autorizadas, para asegurar la trazabilidad y correcta gestión de todos los residuos”.

Leer 363 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio