Viernes, 8 de Septiembre, 2017

España, a la cabeza en gasto de alumbrado público y de contaminación lumínica

Así de contundentes son las conclusiones de la investigación “Variación espacial, temporal y espectral de la contaminación lumínica y sus fuentes”, en la que ha participado el doctor en astrofísica y colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid Alejandro Sánchez.

 

El astrónomo, que trabaja en el Instituto de Ecología y Sostenibilidad de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y asesora a la asociación Cel Fosc contra la Contaminación Lumínica, dirige la iniciativa Cities at Night que, apoyada por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), mide a través de un satélite los niveles de concentración de contaminación lumínica en el mundo.

 

Según sus datos, los estados miembros que más dinero dedican a iluminar sus municipios son Italia, con alrededor de 987 millones de euros (con datos de 2015), y España, cuyo coste total asciende a 955 millones de euros.

 

Asimismo, asegura que España es el país de la UE con más contaminación lumínica, siendo Madrid la ciudad europea con más polución de este tipo.

 

En este contexto, el Ayuntamiento de Madrid sustituyó entre el 2014 y el 2015 el 40% de las lámparas de alta presión de sodio de sus farolas por luces LED, de bajo consumo, una medida con la que también buscaba garantizar una mayor eficiencia energética en el municipio.

 

Sin embargo, la medida ha sido cuestionada por un grupo de organizaciones conservacionistas y astronómicas tales como la asociación Cel Fosc, Ecologistas en Acción o la Sociedad Española de Astronomía, entre otras.

 

La crítica radica en que, según Sánchez, “no se ha hecho ningún estudio del impacto ambiental de este cambio, sólo económico” y que “no existe prueba favorable de que esta conversión haya reducido la contaminación lumínica de la ciudad de Madrid“, ni de los municipios limítrofes, “igual de afectados por este problema”, dado que existe un “efecto contagio“.

 

Más bien al contrario, la tecnología LED “podría agravar la situación”, pues su luz es de por sí más azul que la de otros tipos de luz, que no sólo es peor para la salud sino que se dispersa más en la atmósfera, por lo que las bombillas deberían ser de color ámbar para realmente reducir la polución, argumenta Sánchez.

 

El científico también lamenta que “precisamente, las siete estrellas de la bandera de Madrid simbolizan a la Osa Mayor“, y que, “aunque mucha gente no lo sabe, es una osa, y no un oso, el animal que está junto al madroño en el escudo de Madrid“, también en referencia a esta constelación. 

 

Leer 69 veces


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su navegación, si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para buscar mas acerca del uso de cookies que usamos y como borrarlas lea nuestra Política de cookies.

Acepto cookies de este sitio